Fotografía: Jesus Isnard | Estilismo: Antonio García | Una idea de Rocio Olid 

 

Tras la boda de Lolita Jacobs, con traje de novia corto y zapatos planos de un bonito tono rojo, habrá muchas novias que se hayan decidido a romper con los códigos propios de una boda. Al final es tu boda, ¿por qué no vas a hacer lo que quieras?

Pero si en esta  ocasión, este no es tu papel, sino que eres la invitada y quieres ser la más espectacular de la boda, ojo. Destacar rompiendo con el protocolo no siempre te garantiza acertar.

Ser la invitada perfecta ha sido siempre sinónimo de cumplir con esas normas no escritas: nunca destacar por encima de la novia (recuerda, es su día, ella es la protagonista) no vestir con colores claros (blancos, beige, nudes…) evitar los vestidos demasiado cortos o escotados (la elegancia es amiga de la sencillez)

Entonces ¿estamos asistiendo a la desaparición de esas “normas”?

No, pero sí a una adaptación a la realidad contemporánea. Vamos por partes:

 

Gabriela Palatchi, la invitada perfecta para Onesixone

Imagen cedida por Gabriela Palatchi

La vestimenta de la invitada perfecta 

 

En cuanto al look, siempre gusta dejarnos llevar e inspirarnos con los colores y los diseños  que marcan tendencia, pero si te das cuenta, nada que te saque de tu estilo va a funcionar: busca siempre sentirte tú misma, si te sientes disfrazada, algo no funciona.

Los zapatos y el bolso van a ser la clave con la que coronar tu estilismo.

En cuestión de zapatos siempre se ha dicho que “para presumir hay que sufrir”, sin embargo nunca vas a poder presumir si pasas la mitad de la celebración sentada por no poder aguantar con esos tacones tan dolorosos.  La clave es encontrar esos tacones que te favorezcan y te permitan disfrutar incansablemente durante todo el día. ¡Suerte en la búsqueda!  Una pista: el zapato plano ya no es un patito feo, puede que sea el momento de darle una oportunidad.

 

El bolso es ese accesorio clave, compañero y aliado para tu outfit. El tamaño es lo más importante, ni muy grande, ni ridículamente pequeño en el que solo quepa el móvil y poco más. Las carteras de mano son elegantes a la vez que sencillas y cómodas. Aunque un bolso pequeño siempre es una delicia, busca el que diga algo especial sobre ti: diferénciate con elegancia ¿cómo?

 

Bolsos únicos para una invitada única

 

En Onesixone se ha trabajado mucho este concepto, buscando siempre la perfección que la proporción áurea otorga. Es a través de este proceso por el cual nace la cartera de mano “Gea”.  Con la capacidad perfecta para guardar lo que necesites, y un detalle tan único como el compartimento que tiene para guardar la barra de labios. Buscando siempre la comodidad y confianza que debe aportar un accesorio para una invitada, esta cartera de mano hecha en piel incluye una cadena, para poder colgar tu bolso cuando no quieras llevarlo siempre en la mano.

Cartera Gea, ideal para la invitada perfecta

El bolso pequeño Gaia transmite esa delicia y delicadeza que se imagina al hablar de un bolso pequeño. Con sus medidas basadas en la proporción áurea, la colección de Anna Talens para Onesixone en tonos metalizados, evocando a los minerales, son difíciles de resistir. El asa metalizada aporta la elegancia necesaria tanto para un look tanto de día como de noche. Y al igual que el bolso de mano, Gea, el bolso Gaia Pequeño también incluye un asa bandolera en piel.

Aunque, sin duda, un bolso muy especial, es el bolso Hobo Clutch, realizado por artesanos en napa en color mostaza o en cobre. Su caída y sus dimensiones hacen de él un bolso irresistible, a la vez que distinto a cualquier otro.

Son sólo algunas propuestas pero puedes ver todos los bolsos en nuestra tienda.

 

En definitiva, para ser la invitada perfecta en una boda, no basta con cumplir esas reglas implícitas que taaaan bien nos sabemos, los detalles dicen mucho acerca de la persona y pueden aportar al estilismo ese toque especial que todas buscamos:  vístete para expresar tu esencia.